Todos los suelos mFLOR se han diseñado para una larga vida útil y una limpieza y mantenimiento sencillos. Para disfrutar el mayor tiempo posible de un suelo mFLOR, le aconsejamos que observe nuestras instrucciones de mantenimiento.

Para una limpieza y mantenimiento diarios, bastará con aspirar con una boquilla suave y fregarlo con los productos de limpieza recomendados. Utilice para ello una solución de agua tibia y el producto mFLOR Cleaner o un limpiador de poliuretano Dr. Schutz PU Reiniger. Estos productos son seguros, tienen pH neutro y su composición atrae con fuerza la suciedad. Un detergente seguro con la dosificación correcta es literalmente la base de un suelo bonito.

No se aconseja en absoluto el uso de productos de limpieza agresivos a dispositivos de limpieza con vapor. El vapor caliente puede deformar el producto, lo que incrementa la posibilidad de producir daños. Además, el vapor puede penetrar por las juntas y entrar en el pegamento, por lo que lo podrá debilitar. Después de limpiar el suelo, tampoco deje charcos de agua en el suelo.

Resistente a los arañazos
Todos los suelos mFLOR están provistos de una capa de desgaste muy fuerte, por lo que son en gran medida resistentes a los arañazos, pero no completamente inmunes a ellos. Los objetos afilados pueden provocar arañazos, ¡por lo que es mejor prevenir que curar!